logo

EleMents

El duo de cuerda Fénix formado por Elisabetta Monacelli, chelo, y Kiko Barrenengoa, violín, se une al bailarín y director Tomeu Gomila en el intento de captar e interpretar la permanencia e impermanencia. Una obra que pretende incidir en la trascendencia de lo que está y lo que no, lo que queda o desaparece, lo que es o ha sido para replantear mediante la comunión entre música y movimiento la misma relación con el tiempo. Tras una larga experiencia trabajando tanto de forma conjunta con AuMents o por separado en multitud de proyectos la unión de estos artistas apuesta por la escenificación cruda y sin artificios de la continuidad de nuestras ideas y pensamientos del mismo modo en que vibran las cuerdas una vez separado el arco o tiende el cuerpo ya detenido. ¿Cuando se detiene? ¿En qué momento deja de ser o existir? La investigación en este aspecto nos abre la posibilidad de una interacción sutil con el sonido y el movimiento, la cadencia y el silencio.

El sonido orgánico del violín y el chelo, únicos instrumentos que intervienen en la pieza, interactúan con los movimientos de la misma forma que el cuerpo guía la vibración musical. La continua transformación sugiere la conclusión al tema universal de la permanencia.